Picasso tras Degas

leyendo el periódico
óleo s/lienzo 90×80/ manolo2008

Y perdón por la manera de señalar. Es la alternativa que propongo al título actual de la  exposición que se celebra en el Museo Picasso de Barcelona esta  temporada, otoño- invierno de 2010, en la que se compara parcialmente la obra de dos monstruos de la pintura moderna como son Picasso y Degas. Con mi propuesta no quisiera minusvalorar  el esfuerzo económico e intelectual que supone organizar una expo de tales  características: comisariato, búsqueda, localización, alquileres, seguros, etc. Debe suponer unos gastos como para írse la cabeza y eso hay que reconocerlo siempre.

Picasso podría ser el pintor más conocido y reconocido de la historia del arte. Nada nuevo se dirá  sobre él que no haya sido dicho ya. Sin embargo, al ser su obra de tamaña magnitud y dispersión, el histórico creativo de don Pablo es, a día de hoy, incompleto y fragmentario. La citada expo de Barcelona  sirve de tesela  contributiva al relleno de  un  mosaico que quizá nunca llegue a ser completado.

Podríamos analizar aquí algo sobre las fuentes de inspiración de Picasso pero eso implicaría forzosamente revisar el mismo concepto. ¿Por donde discurre la línea que demarca inspiración, plagio y copia? No lo sabemos ni importa demasiado.

Las fuentes de inspiración de don Pablo fueron, como es sabido, numerosísimas y variopintas, unas archiconocidas, otras aun por descubrir. En la expo de Barcelona observamos un caso particular, una gota en el mar de “inspiraciones” de don Pablo.

Algunas de las reseñas que he podido leer sobre la expo, a la que no podré acudir por falta de presupuesto, me han dejado tan estupefacto que hasta me divierten. Hay quien describe a Picasso y Degas como voyeurs de la mujer de su época considerada antecedente de la actual. Como si la pintura pudiera ser otra cosa que voyeurismo llevado al límite creativo: reinterpretación de la realidad. La pintura es eso, oiga. Un pintor es un voyeur por definición, digo yo, como el cine.

Dado el carácter que gastaba Degas me gustaría conocer su reacción al ser tratado de voyeur por la crítica especializada bajo un  sesgo  peyorativo. La dedicación de Degas a la escultura  –deliciosa, por cierto–en su última etapa vital se debió entre otras razones a que ya no veía lo suficiente para pintar como él quiso; que te tachen de voyeur, en sentido  fisgón cuando   lo ves todo borroso parece un sarcasmo desafortunado. El voyeur cegato, vaya palo.

A mi la verdad me gustan más las opiniones de los pintores sobre otros pintores que las críticas de los escritores profesionales metidos a críticos de arte. Lo malo es que los pintores suelen ser  ágrafos (en algunos casos se agradece), y los escritores profesionales bastante osados, por lo que confunden saber escribir—rellenar cuartillas sin faltas de ortografía—con decir algo que merezca la pena, pero bueno, vivimos la edad de la opulencia impresora y tiene que haber impresos pa todos los gustos.

Volviendo a la Expo (se me ha ido la olla en disquisiciones), oponer el ‘Desnudo amarillo’ de Picasso a la ‘Bailarina en la 4ª posición’ de Degas  parece un flaco favor hacia don Pablo. La delicadeza y feminidad de la figura de ballet frente al ser asexuado con cara de máscara africana (influencia que Picasso siempre negó) resuelto a hachazos pincelarios me suenan, como en tantas otras ocasiones, al dos por uno. Esos contrastes , a mi por lo menos, me producen alarma; como si en una disco alternaran a Ravel con el chunda chunda.

Desde una óptica puramente pictórica, Picasso ofrece a los mirones de hoy día escasos atractivos; sin embargo la estrategia artística que él diseñó a largo plazo me sigue fascinando: invención del súper marketing, epater le bourgeois, influencias e inspiraciones variopintas difíciles de rastrear, inicio del cubismo, exploración constante de nuevas vías que abandona prontamente pero le permiten una especie de copyright creativo perenne (“por ahí ya pasé yo”), no desechar ni el papel higiénico usado, etc. Don Pablo ha sido una autentica losa pictórica de la que fue difícil sustraerse a lo largo del siglo 20. Que jodío, que visión de mercado, y todo sin moverse del taller ni leer o escribir una línea impresa. Que fiera.

En el aguafuerte  ‘Degas visionario. Prostitutas…’ podemos comprobar una miajita-resumen de todo lo anterior así como la extraordinaria capacidad de sincretismo de don Pablo. Veamos:

  •  Tercio izquierdo. Tres desnudos de mujer. Si solo se viera  ese fragmento uno pensaría que es un dibujo  de Dix. Anoto “ influencia” para el catálogo de ídems.
  • Tercio central: mujer atusándose el pelo con las manazas típicas del periodo neoclásico del artista (parece que le gustaban así de enormes, las manos, digo). Caras femeninas, sus ojos  parecen chochos; debajo una cárcel, o tal vez una cloaca. Se ven más cosas que no relataré porque me da corte. Todo muy obvio. Para qué extenderse.
  • Tercio derecho: Baraja francesa desplegada con cartas solo de damas. Transparenta tambien el dorso de algunas. Tres chochos que parecen ojos –que obsesión-. Al final de la composición un dibujillo que quiere ser Degas mirando una niña. No diré más  que me da vergüenza ajena. Algo de condimento  tipo Miró, pero poco.
“Degas Visionario. Prostituta descansando….”

Quizá en otra ocasión podría trazarse una anatomía comparada de cómo evolucionó el concepto vulva en don Pablo,  al principio inexistente, despues las vulvas-ojo esas que observan al artista y al espectador de forma tan inquietante; posteriormente las vulvas-garrapata (o milpies, no sé), peligro. Pura diversión literaria. Picasso habrá sido lo que se quiera pero hermético, lo que se dice hermético, eso no. Además no pintó tantas vaginas despues de todo. Lo que me extraña es que nadie haya señalado el calzoncillo tan demencial del cuadro La Vie (1903). Se me ha vuelto a ir la pinza, perdón.

Siento no poder recomendar ninguna entrada virtual importante en lo que atañe a la exposición referenciada: la cicatería de las imágenes virtuales manda en el mercado. Cada telespectador se busque la vida, si es que pasáis alguno por aquí y leeis esto. Puedo recomendar la David Nolan Gallery de NY http://www.davidnolangallery.com/ , que tiene una presentación virtual de lo mas interesante, con archivos de exposiciones anteriores y todo, pero, ¡huy!, no tiene nada que ver con este articulo ahora mismo.  Bueno, tampoco los burdeles de principios del XX tienen casi nada que ver con la exposición referida y mira que guapa les ha quedado la muestra.

Y ya de paso, empujo en esta página un desnudo propio que tengo  por el taller. A petición de tantos admiradores y admiradoras a los que me debo. Bueno, solo lo ha pedido Kat realmente, pero ahí queda eso.